advertisements
Imagen: BBC

Guardia Nacional CIVIL, tendrá mando militar

Por Melina di Mercurio-

¿Por qué se nombró a Luis Rodríguez Bucio al frente de la Guardia Nacional?

El Presidente Andrés Manuel López Obrador designó al general Luis Rodríguez Bucio como el comandante de la Guardia Nacional. Rodríguez Bucio fungió como general en la brigada del Estado Mayor Presidencial y se encuentra actualmente en su proceso de retiro, el cual inició en diciembre y culminará en agosto.

Nacido en Michoacán, es Licenciado en Administración Militar por el Colegio de la Defensa Nacional, también es Maestro y Doctor en Seguridad y Defensa Nacional estudiando ambos en el Centro de Estudios Superiores Navales.

En 1973 ingresó al Heroico Colegio Militar y fue en 1989 cuando fue transferido al Estado Mayor Presidencial. Fue el responsable de planear y ejecutar actividades logísticas de los eventos a los que asistía el Presidente Carlos Salinas de Gortari.

Rodríguez Bucio es una persona que tiene un amplio conocimiento en materia de seguridad nacional y una vasta experiencia en el tema, pero no fue así como se acordó que la Guardia Civil Nacional sería comandada.

Académicos, especialistas en seguridad y derechos humanos, diferentes organismos nacionales e internacionales e incluso, ambas Cámaras Legislativas Federales se opusieron a la propuesta inicial del Presidente López Obrador donde se le otorgaba un mando militar a la Guardia Nacional. El proyecto de Ley fue debatido, rechazado, discutido de nuevo por Comisiones y especialistas, acordado en una Cámara y remitido a la otra para el proceso de discusión. Una vez acordado el proyecto con un mando civil se remitió a los Congresos Locales de las Entidades Federativos que también la aprobaron por unanimidad en tiempo récord para una propuesta de ese calibre.

Aunque la Coordinación Operativa Institucional la integrarán Xicotécantl Núñez Márquez de la Sedena, Gabriel García Chávez de la Marina y Patricia Rosalinda Trujillo de la Policía Federal, no se descarta la omisión al acuerdo entre el Poder Ejecutivo y Legislativo. Sobre todo, no se debe olvidar el acuerdo con la ciudadanía de velar por su seguridad, pero no a través de una militarización.

Deja una respuesta