advertisements
Imagen: Cultura Colectiva News

El desplome del aparato cultural mexicano

Por Alejandro Briones Galkin-

La Revolución mexicana significó un gran impulso a la cultura.

Su dimensión histórica llegó a expresarse de manera significativa en el arte y la cultura.

El régimen lo entendió así. Eran los tiempos en que distintos movimientos políticos en el poder se ligaban a lo cultural y artístico para caracterizarse como de vanguardia.

Así fue como el futurismo italiano era absorbido por el fascismo y Marinetti no veía contradicción entre la libertad creadora y el apoyo al régimen. O la Revolución soviética, antes de Stalin y el dogma del realismo socialista, avalaba también el vanguardismo artístico y se manifestaba de manera potente en la cultura con el empuje de Lunachartski, ministro bolchevique de cultura.

En México, la pauta la dió José Vasconcelos, quien sin estar de acuerdo con sus conceptos ideológicos, le dió auspicio, por ejemplo, a la explosión del muralismo mexicano.

Ahora en Mexico la retórica es que son «históricos y austeros», pero más bien son histéricos y transas.

Taibo sigue empeñado en destruir el FCE, que no considera digno de presentarse en la Feria mundial de Frankfurt y nos lleva muy orondo parece que a Belice. Y en la Secretaría de Cultura despiden a mil trabajadores de la cultura y contratan a 800 por la vía del outsorcing para su único programa de Cultura Comunitaria, digamos un maoísmo de cuarta (transformación).

Eso sí, la secretaria Alejandra Fraustro asignó 500 millones de pesos a una empresa sin justificación alguna. Y eso cuando dice que solo es una botarga, porque quien manda es otra señora. O a lo mejor en efecto solo ejecutó una orden de arriba.

Y Taibo dice que va a radicalizar más la austeridad, posiblemente dejando de publicar libros y continuando su costumbre de no bañarse (dicen que apesta a cinco metros de distancia).

Lo dicho: transas e histéricos. En eso está ahora la cultura que era uno de los timbres de orgullo del Estado mexicano.

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta