advertisements

¿AMLO palomeo a la nueva Presidenta del Senado?

Por Rogelio Olmos-

Al elegirse a la Senadora Mónica Fernández Balboa, como Presidenta del Senado, quedó desnudado el estilo de ejercer el poder, al interior de MORENA del Presidente Andrés Manuel López Obrador. Ya que la forma de tratar a Martí Batres Guadarrama, quien quería repetir, dejó huellas de las maniobras de la designación.

Este nombramiento fue la primera batalla, de la larga guerra, por encontrar dentro de MORENA al sucesor de AMLO. Diremos, que esta primera batalla la pierde el grupo de Claudia Sheinbaum-Yeidckol Polevski-Martí Batres frente al grupo de Ricardo Monreal y al grupo de Marcelo Ebrard. Estos dos grupos están coyunturalmente unidos contra el primer grupo, pero desde luego cada uno quiere suceder a López Obrador.

Al inicio del sexenio parecía que el círculo íntimo del Presidente estaba formado por su esposa, sus tres hijos y la triada Sheinbaum-Polevski-Batres, pero en este momento ya no parece así.

Martí Batres pagó el costo de las presiones de Ricardo Monreal. Mientras Batres se sentía al mismo nivel que Monreal, este trabajo para deshacerse de este político de probeta o bohemio de izquierda, ya que nunca ha tenido un capital político propio. Es una rémora que siempre ha vivido al lado de Carlos Imaz-Claudia Sheinbaum-Lopez Obrador.

Ricardo Monreal, sabe que mientras tenga vida política Claudia Sheinbaum, nunca él será el sucesor de AMLO, por ello su plan B, desde diciembre de 2018 es llegado el caso, aceptar la posibilidad de un rompimiento con el Presidente y convertirse en la opción de alguna triquiñuela que bien podría llamarse “la 5T transformación”. En eso coincide con Marcelo Ebrard. Eso los une. Ninguno de los dos, serán llamados al círculo íntimo de AMLO.

Sacrificar a Martí Batres no fue una pérdida del Presidente López Obrador ya que fue designada la Senadora Mónica Fernández Balboa una incondicional del Presidente, tabasqueña y morenista fundadora del partido, claro, como legisladora presentó solamente 3 iniciativas y se sumó a otras 30 iniciativas, que muestran su bajo desempeño.

Y es que AMLO no perderá nada hasta el 1 de octubre de 2024, solamente le quitara cachos de poder a unos y se los dará a otros. La próxima batalla es en la elección de noviembre de la Presidencia de Morena. Yeidckol va por la reelección, mientas Monreal y Ebrard juegan con la dupla de Mario Delgado- Alejandro Rojas. Frente a esta batalla quien puede ganar, al final, es la anti-carismática Bertha Lujan. Todo depende de que negocien con ella Monreal-Ebrard, porque el apoyo de AMLO, ella lo tendría sin dificultad.

Así que la estrategia de AMLO, al interior de MORENA, es evitar que crezcan los enanos. Lo que significa que a nadie le va a dar más poder, pero si se los va a quitar de ser necesario. Sheinbaum-Yeidckol-Martí no entienden aún este juego y por eso están siendo desplazados del círculo íntimo, en cambio Monreal y Ebrard, se mueven como peces en el agua, sabiendo que más que sumar pueden hacer que sus oponentes pierdan.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta