advertisements

Ecuador: Populismo en turbulencia

¿Lenin Moreno en problemas con sus masas?

 

Por Juan Carlos Calleros Alarcón-

Hace 22 años cayó en Ecuador el gobierno populista de Abdalá Bucaram, apodado «El loco», quien había ganado en las urnas por un muy amplio margen, y luego de dos años provocó manifestaciones multitudinarias que convocaron incluso a más gente de la que votó por él.
El motivo de aquellas manifestaciones fue el alza súbita de los precios de los energéticos, junto con el hartazgo del pueblo ecuatoriano por las políticas erráticas y el comportamiento irracional de su entonces presidente.
Ahora, dos décadas después, han vuelto a la calle las masas por el mismo detonante: el alza de los precios de energéticos promulgada por el presidente Lenin Moreno.
Luego de varios días de manifestaciones multitudinarias en Quito, la sede de gobierno incluso ha sido trasladada a Guayaquil, pero las imágenes del día de ayer muestran a campesinos desesperados que superaron a los granaderos quienes resguardaban los accesos a la Asamblea Nacional.
Los manifestantes fueron desalojados del recinto parlamentario con gases lacrimógenos, al tiempo que un joven manifestante fue enviado al hospital con heridas graves y finalmente falleció, según la agencia EFE.
El presidente Lenin Moreno acusa a su antecesor y rival, Rafael Correa, de organizar las manifestaciones en su contra, como estrategia política para desacreditarlo, aunque Correa niega su participación en los tumultos dado que se encuentra en Bélgica desde el fin de su mandato.
La causa más probable de la movilización de las masas es, sin embargo, el fracaso de las políticas populistas de Lenin Moreno, quien como Bucaram hace dos décadas, tuvo que aceptar la realidad presupuestaria y debió incrementar los impuestos a los energéticos.
Los gobiernos populistas están condenados a caer cuando reúnen en su contra a más gente de la que votó por ellos, cuando las promesas incumplibles terminan por no ser cumplidas y con ello, provocan el desencanto, la frustración, el hartazgo y las manifestaciones virulentas.
¿Será éste el fin del gobierno de Lenin Moreno, tal como ocurrió hace dos décadas con Abdalá Bucaram, por el mismo motivo?
En todo caso, la crisis económica ya ha pasado a ser una crisis política y social, y se encamina a ser una crisis constitucional si no hubiera razones  legales para concluir antes el periodo presidencial de Moreno, como lo exigen los manifestantes en Ecuador.

Deja una respuesta