advertisements

La Sarna del congreso de EU

Por Ricardo Valenzuela-

Había jurado retirarme del perpetuo intento para linchar a Trump, pero, con la última canallada con la que una vez más tratan desaforarlo, no puedo. Creo haber transitado un rudo camino en vida con gran intensidad, y en ese peregrinar he conocido especímenes en lo más profundo de las alcantarillas del mundo. Pero jamás había atestiguado acciones tan despreciables de gente tan cínica, deshonesta, falsa.

Alan Dershowitz, el mejor abogado en la historia de EU, demócrata, afirma la nueva agresión a Trump no tiene bases legales y un desaforo es imposible pues sería anticonstitucional. “Cuando le reclaman replica, “no defiendo a Trump, defiendo la legalidad y la constitución”. 

Es un insulto que, en el recinto del congreso, a esta gente le ubiquen el letrero de “honorable” cuando ni en diccionarios han buscado el significado de honor, integridad, principios. Después de haber invertido años estudiando el sistema político-económico de EU, nunca pensé que lo habitaran seres tan repulsivos como Pelosi, Schumer, Nadler, Schiff y las morenas the squad. Yo consideraba al congreso mexicano la peor cueva,  pero, frente a estos “honorables” lucirían como seminaristas marchando a misa. Estos son lenones políticos, vendedores de almas, francotiradores con una misión, “liquidar a Trump” (with extreme prejudice). Son los seres de corazón corrupto descritos por Mises que los mercados rechazan por su anemia de valores, pero no la política.    

Es repulsivo observarlos cuando, en su desvergüenza, aparecen en TV expulsando sus mentiras sin que en sus rostros aparezca alguna mueca que los delate. Y lo más insultante es que saben mucha gente conoce el material de su tejido diabólico. Pero, montados en su soberbia, no les importa y con el motor de su odio siguen adelante. Una pista para conocer la fosa séptica de donde emergen es que, el peor de ellos, Schiff, tiene una perversa liga familiar pues su hermana está casada con Robert Soros, hijo de George Soros, el peor de los enemigos de Trump y de EU. 


En los últimos tres años, Trump, su familia, sus amigos y sus negocios han sido investigados, auditados, invadidos, difamados, disectados, arrestados y físicamente atacados. En 2016, sicarios que Obama infiltró en el FBI, la CIA y el DOJ, intentaron demoler su campaña, sabotear la transición y abortar su presidencia. Los consume el terror pues saben que no pueden derrotarlo y Trump reelegido, garantiza una suprema corte de justicia integrada por constitucionalistas, no activistas, y su derecho al aborto, no a la vida, como dice la constitución, estaría en peligro.

Su odio crece por el estilo combativo del presidente. Con sus crudas expresiones “hiere sus sentimientos”, envidia estilo McCain, Romney, Hillary que no pudieron lograr lo que él sí, la presidencia. Detestan que no busque guerras, pero él sabe que su guerra no está en países lejanos, está en Washington y sus enemigos son más traicioneros que ISIS. Odian la temeridad de su propósito para ganar esta guerra. El cerrar la frontera, aranceles para revertir siglos de mercantilismo chino y cancelar las intervenciones militares en el extranjero, enrabia a demócratas y republicanos “intermediarios” de contratos multibillonarios del pentágono con fabricantes de armas, y limita sus votantes ilegales.

Un letal ataque a sus enemigos es una economía en un auge no visto en los últimos 50 años: se ha creado 7 millones de empleos y arriba a un desempleo récord (3.4%) récord de gente trabajando (160 millones), incrementos constantes de ingresos de los trabajadores y de los familiares—economía que dos terceras partes del PIB pertenece a los consumidores—bajas tasas de interés, baja inflación, crecimiento constante del PIB (22 trillones) impresionantes retornos de capitales atraídos por un nuevo esquema impositivo, mercado de valores creciente. Todo esto a pesar del saboteo de sus enemigos para destruirlo.

Otra fuente cardinal del Síndrome de Trastorno Trumpiano (STT) productor de conductas irracionales, es su operación de limpia mediante un desmonte y desraizado múltiple (político, social, económico) de la avanzada socialista posmoderna de la élite que ha penetrado las entrañas de EU. ¡Trump la detuvo y la está destruyendo! Además, en todos sus enfrentamientos: la primaria de los republicanos, debates, la elección, Hollywood y De Niro, Stormy Daniels, el caso de Kavanaugh, predicciones de Krugman y Summers, el reporte de Mueller. Trump los ha ganado todos en algo parecido a la lucha del correcaminos y el coyote.

Sin embargo, todo esto es humo para cubrir una tenebrosa realidad. Aunque muchos lo nieguen, el Estado Profundo existe y a través de operaciones fraudulentas han retirado trillones de dólares de agencias del gobierno de EU. Son los beneficiarios del mercado de $1 trillón que generan las drogas. En 2015 se descubrió un faltante de $6.5 trillones en el Departamento de Defensa que se presume fue a parar a Lockheed Martin (miembro del Estado Profundo) Siempre que organizan un desaforo, es porque el dinero ha desaparecido de las cuentas federales y necesitan distraer la atención y Silicon Valley trabaja para ellos. Eso es lo que Trump ha estado investigando y no lo pueden permitir.

Las élites no aman su país, aman el mundo globalizado, su patriotismo está con el Estado Profundo y su presupuesto negro de $50 trillones. Las fronteras son reliquias. La UE, no la Constitución, debe ser el modelo para los EU y abrir las puertas al marxismo. EU liderado por una cantinera de 28 años para poner fin a los combustibles fósiles, borrar de la constitución la Segunda Enmienda, redistribuir el ingreso con impuestos marginales hasta un 90%, legislación de identidad sexual, pagar reparaciones por la esclavitud, abrir las fronteras, un paraíso donde todo es regalado, universidad, servicios médicos, aborto, alimentos, vivienda, ingreso garantizado sin trabajar. ¿costo? $90 trillones.

Trump sigue luchando y reta al socialismo de la ONU. Silicon Valley propiedad de billonarios marxistas. Usa Twitter para enfrentar a los orates de Hollywood. Persigue Antifa de Soros, el marxismo en las universidades, la fraudulencia de la OTAN, ONU, UE, el radicalismo verde, promotores del aborto con dinero público, media controlada en un 95% por el estado paralelo con su presupuesto negro, especialmente CNN, NBC, The Washington Post y The New York Times. Y, por supuesto, a esta manada de gatilleros pagados por Soros.

Trump no recula y con sus espuelas ha provocado que los demócratas revelen el verdadero contenido de su carácter y, sabiendo que en 2020 no lo pueden derrotar, lo han sentenciado a muerte. Trump lo sabe, y los espera listo para la batalla. Porque la guerra educa los sentidos, llama la voluntad a la acción, enfrenta los combatientes en una feroz confrontación cuerpo a cuerpo en momentos críticos en los que el hombre mide al hombre y, al final, emerge el victorioso. Y en esta batalla solo uno de los bandos tiene un verdadero guerrero.

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta