advertisements

Desprecio para los universitarios, concesiones para los secuestradores

Redacción-

Los normalistas de Teneria lograron todas sus peticiones: pase automático, plazas, pasto sintético para su cancha de fútbol, etcétera y gracias a ello liberaron a 92 choferes y autobuses secuestrados.

Uno de los choferes no la pasó tan bien, pues astillas de vidrio del parabrisas de su unidad se le incrustaron en sus ojos, cuando los normalistas lo rompieron a pedradas.

El Presidente López Obrador dijo que iba a ver si hubo alguna falta en lo que hicieron los normalistas.

Por lo pronto, su gobierno cedió en todo con ellos y la CNTE, su aliada, declaró que no va a permitir ninguna sanción contra los normalistas.

Por su parte, el paro de 25 universidades promovido por la Confederación Nacional de Trabajadores Universitarios no corrió con esa suerte.

Si bien sus demandas son laborales y de salarios, incluyendo los no pagados por la falta de recursos entregados a las Universidades, el Presidente dijo que no iba a aceptar chantajes de grupos de presión ni andar «repartiendo dinero a diestra y siniestra».

También criticó los gastos en Congresos académicos, conferencias, becas de estudio en el extranjero y otros.

Mientras tanto, se realizan asambleas en otras universidades para discutir sumarse al paro de la CONTU.

Por lo pronto, las universidades autónomas de Nayarit, Zacatecas, Morelos, Tabasco, Oaxaca, Michoacán, Edomex, Sinaloa y Chiapas se encuentran en declarada crisis financiera.

El problema puede crecer y no se entiende todavía qué pretende el gobierno con lo que parece una política suya contra instituciones de educación superior.

 

 

 

 

Deja una respuesta