advertisements

Sucios, feos y malos: cuando los de Morena imitan las comedias italianas

Por Alejandro Briones Galkin-

Marx decía que la historia se repite: primero es tragedia, luego comedia.

Lo peor es cuando en política la comedia se repite; primero hace reír, luego es tan patética que ya ni reír puede uno.

Y peor si a los militantes de Morena, el partido en el poder les da por imitar a las comedias.

Recuerdo el título de una italiana, de Ettore Escola: Sucios, feos y malos. Es un clásico sobre una familia lumpen disfuncional de los bajos fondos de Roma.

El jefe de la familia controla el dinero y todos los demás giran en torno a la vulgaridad, la tontería, las riñas idiotas.

Son una partida de vagos que curiosamente también son unos engreídos. Todo es tan patético que uno se desternilla de risa, no por la miseria económica, sino por la humana, que es profundamente ridícula.

Ahora somos testigos de que en la esencia, en el título y en el estilo lumpen universal, a los de Morena les ha dado por imitar este tipo de comedias.

Mientras que a su jefe se le conoce por romper el estilo solemne de sus antecesores, no es que sea un dicharachero, pero sí tiene formas muy peculiares de expresarse, que van de la violencia verbal contra sus adversarios hasta fórmulas pirateadas a los cómicos: «me canso ganso» (una frase de Tin Tan).

Entonces los seguidores de su Partido se sienten obligados a dejar constancia de ocurrencias verbales.

Confunden el servicio público con la estancia en una cantina, donde si se puede hay que brillar con vulgaridades.

Y ahí aparece Taibo, peleado con bañarse, con su camiseta apestosa, disque representando a la que era la mejor editorial de habla hispana. Su frase clásica: «Se las metimos doblada»

Ah, pero cómo le compite Noroña, el inefable petista-morenista, quien tiene la roña en la lengua; su última hazaña fue decirle proxeneta a una diputada de otro partido. Luego reconoció que ella no lo era, pero no pidió disculpas. Es el único que usa las horribles guayaberas del «compañero presidente».

Y Mireles, el ex narco convertido en funcionario llamando «nalguitas» a las mujeres.

Y bueno, Barbosa no podía quedarse atrás, diciendo que a sus rivales políticos los castigó Dios con el desplome de su helicóptero. Le faltó decir que también por fifis.

Personajes de la comedia de Morena. Sucios, Feos y Malos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta